Mireia Vidal

Me llamo Mireia Vidal,  tengo 21 años, el amor que tengo por el mundo de la moda comenzó cuando tenía 12 años y desde entonces no ha hecho más que seguir creciendo.

Empecé a coser con mi abuela que me animó a aprender en una academia. Uno de nuestros proyectos fué coser un delantal de cocina y tuvo tanto éxito entre familiares y amigos que después vendí muchos de ellos en las ferias de Cataluña cuando tenía 14 años. Mi madre y mi familia me dieron su apoyo en todo momento, lo cual aprecio mucho porque los comienzos nunca son fáciles.

Paso a paso comencé a hacer colecciones de vestidos de "alta costura" y también vestidos únicos hechos a medida. Allí fue donde encontré mi verdadera pasión: Al final de cada colección siempre incluía una novia, vestidos de novia rojos o blancos, pero siempre huía de lo convencional, tal vez con la forma, tejido o corte.

Tal vez fué sólo una coincidencia, pero en ese momento, casi todo el mundo comenzó a preguntarme sobre vestidos de novia, vestidos de graduación y ropa para invitadas en una boda. Estaba terminando mi primer año de universidad estudiando diseño de moda y sentí que era el momento, y eso fue todo: abrí mi primer atelier en Barcelona. El primer año me sirvió para crear mi primera colección, trabajé tanto para tener los primeros clientes y para hacer avanzar mis sueños.

Al mismo tiempo, tuve la oportunidad de vestir a una presentadora de un premio que se lleva a cabo en Girona, que es dado por la familia real de España. Le pregunté a la presentadora si podía hablar con ellos porque quería hacerle un vestido a la reina y eso es lo que ella hizo, y unos días más tarde, exactamente el día de mi 18º cumpleaños, estaba volando con mi madre a Madrid para traer un vestirse para ella.

Hubo un cambio en mi mente desde que hice mi primer desfile en NYC. Una vez que estuve allí mi manera de diseñar y mis ideas cambiaron un poco pero nunca perdí la esencia y mi filosofía.

El año siguiente pude cambiar el lugar donde tenía mi proyecto y decidí tomar un atelier diferente más cerca del centro de Barcelona. Debo decir que Barcelona es una ciudad que me inspira mucho y he conocido personas increíbles y también algunos clientes especiales que aún sigo en contacto con ellos. Allí me quedé por un año más pero por razones personales tuve que cerrar esa tienda. Amo mi sueño y siempre lucharé por él. Por eso abrí mi tienda en Girona, mi ciudad natal. Aquí estoy muy feliz porque es donde comenzó todo y tengo mucho apoyo de la gente.

Cada vez que miro hacia atrás me vuelvo más fuerte y creo más en mí, a veces es difícil, pero tenemos que luchar por nuestros sueños.

Muchas veces la gente me pregunta: ¿Por qué vestidos de novia?

Siempre lo pienso y la razón principal es que no estamos haciendo sólo vestidos de novia, estamos construyendo un sueño, una ilusión y un vestido que permanecerá en la memoria de muchas personas para siempre. Eso es lo que realmente me gusta hacer, hay tanto detrás de un vestido de novia y cada mujer es diferente y especial, y también lo son sus vestidos. Mi mayor preocupación es encontrar una forma y las telas perfectas que hacen que la novia se sienta especial, sexy y hermosa. Amo los desafíos y sobretodo alcanzarlos.

Video de Marc Tienda